jueves, 19 de octubre de 2017

La lección de August

¡Hola a todos! espero que estén pasando una linda semana a mi se me paso volando, creo que fue por ser más corta gracias al feriado del Lunes. Y al ser fin de semana largo lo aproveche y mucho. Asistí a la Crack Bang Boom (una convención de comics que se hace en mi ciudad), pase el domingo viendo una maratón de películas con mi mamá por ser el día de la madre y adelante bastante mis lecturas. Y hoy les traigo la reseña de una de ellas. Se trata de:


Título: La lección de August (Wonder)
Autor: R.J. Palacio
Páginas: 416
Editorial: Nube de tinta



Sinopsis:
Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.
Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.


La historia nos presenta a August Pullman, él es un niño que sufre de una condición genética rara que hace que su rostro sea diferente, además de afectar al principio de su vida al resto de sus órganos. Es por este motivo que la mayor parte de su vida la paso en su casa rodeado de su familia. Pero todo cambia cuando un día su madre le anuncia que comenzara la escuela. Al principio August se niega a hacerlo. Él está consiente de como los demás lo ven y de los murmullos que se establecen a su alrededor. Pero a pesar de todo el comienza con los demás el nuevo año escolar. Y si bien hay niños que se burlaran de él y lo trataran como una paria, hay otro que serán amables y no les importara su aspecto.
Curiosamente este año comencé a prepararme para trabajar en TAACA (Terapia y actividades asistidas con animales) en equinos para chicos con discapacidad (motora, auditiva, autismo, etc) y si bien August no tiene una discapacidad no pude evitar notar algo que se repite en ambos casos. El ambiente sobreprotector. No es que juzgue a los padres, yo en su caso lo más probable actuaria de la misma manera. Pero a veces en su afán de proteger hacen más mal que bien. Pues no siempre estarán a su lado y  tarde o temprano el chico tendrá que lidiar solo con la sociedad que lamentablemente no es están inclusiva como queramos. Y esto incluye a todos  porque a  veces los adultos son peores que los chicos a la hora de ser tolerables y de integrar a alguien. Y es justo lo que se ve en la historia, August deja la burbuja en la que vivía para enfrentarse  a la escuela que es un mundo totalmente nuevo para él. Encontrara chicos que le harán la vida imposible y a otros que lo aceptaran aun a sabiendas que los demás piensen que están locos por acercarse a él.
El libro tiene capítulos cortos y se lee rápido. Está narrado desde diferentes puntos de vista. August, su hermana Olivia y otros chicos son los encargados de contarnos la historia. Me hubiera gustado también leer el punto de vista de los padres de August pero al ser un libro más bien que apunta a un público más joven es entendible que no estén. Pero me gusto que en la parte de Olivia se hablara sinceramente de cómo es crecer con alguien como August por el hecho de que no solo es difícil para el sino también puede llegar a serlo para los que lo rodean.  Y plantearse todo eso no hace mala persona a su hermana, sino solo humana.
Si no me equivoco la película se estrena en Noviembre y no puedo esperar para verla.  


                                               Puntos: 4/5

                                                                        

"Creo que la única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal"

"...se nos debe recordar por las cosas que hacemos. Las cosas que hacemos son las cosas más importantes de todas. Son más importantes que lo que decimos o que nuestro aspecto. Las cosas que hacemos duran más que nuestras vidas. Las cosas que hacemos son como los monumentos que la gente construye para honrar a los héroes cunado ya han muerto. Son como las pirámides que construyeron los egipcios para honrar a los faraones. Pero en lugar de estar hechas de piedra, las cosas que hacemos están hechos de los recuerdos que la gente tiene de ti. Por eso tus actos son como tus monumentos. Están construidos con recuerdos y no con piedras".


"La grandeza no está en ser fuerte, sino en el buen uso de la fuerza. El más grande es aquel cuya fuerza conquista más corazones con la atracción del suyo propio"

"TODO EL MUNDO DEBERÍA RECIBIR UNA OVACIÓN DEL PUBLICO PUESTO EN PIE AL MENOS UNA VEZ EN LA VIDA, PORQUE TODOS VENCEMOS AL MUNDO."





No hay comentarios:

Publicar un comentario